Un appel au soutien solidaire de la communauté internationale Chrétienne en faveur d’Israël!

2,673 Signatures
Objectif: 5,000 signatures

Une invitation auprès de la communauté chrétienne mondiale pour montrer notre appui à Israël.

SIGNEZ cette Déclaration internationale de solidarité chrétienne pour les droits inhérents et bibliques des Juifs dans leur patrie ancestrale.

Veuillez la signer et la transmettre afin d’obtenir le plus grand nombre de signatures possibles— afin de montrer au monde la force et la solidarité de la voix collective chrétienne dans son amour et son appui pour le peuple de Dieu!

LIRE LA DÉCLARATION INTÉGRALE ICI

 

Declaración Cristiana Internacional sobre los Derechos

Contemporáneos de las Personas Judías en su Patria Ancestral

 

Dirigido a la Comunidad Cristiana Global, la Declaración Internacional de Apoyo Cristiano a los Derechos Bíblicos e Indígenas Judíos se basa en los siguientes versículos y promesas bíblicas de la Biblia, la Palabra de Dios.

Estas escrituras inequívocamente y categóricamente llaman a todos los creyentes de la Biblia a demostrar el apoyo incondicional a Israel y al pueblo judío a través de la oración y la acción, de acuerdo con la Voluntad y la Palabra de Dios como se declara:

  • Dios dio una tierra geográfica específica a los antepasados de la Nación de Israel que se conoce como Eretz Yisrael, o el nombre romano de Palestina. (Gên 17:8 48:4; Êx 12:25)

  • Eretz Yisrael hoy en día es reconocido geográficamente como el Israel moderno, que incluye - lo más significativo - todos los Judea and Samaria ( etiquetado por los Ingleses como “Cisjordania”)

  • El retorno del pueblo Judío a su patria ancestral para vivir en paz, con seguridad y protección.  (Ez 38:8)

  • El derecho Judío a ser soberano como nación y gobierno en su tierra desde  “Dan to Beersheba”. (2 Sam

  • 3:10)

  • Una Jerusalén indivisa es la capital eterna del pueblo judío y del Estado judío; (2 Cr 6:5-6)

  • La continúa validez de las promesas del pacto de Dios a los judíos. (Is 44:21; 49:15-16; 54:10; Jr 31:35-36; 33:20-21; II Co. 1:20).

  • El reconocimiento de que los cristianos no han sustituido o reemplazado a los judíos en los pactos de Dios. (Rm. 11:1, 18, 26)

  • El Estado reconstruido de Israel como cumplimiento de las promesas del pacto de Dios. (Is. 66:8)

  • El mandato de reunir a los judíos de todas las naciones en su patria de alianza. (Is 43:5-7; 54:7-8; Mq 2:12; Sf3:20)

  • La esperanza de la llegada del Mesías de Israel. (Zc. 12:10)

 

 

 

Siguiendo el ejemplo de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de 2007, este documento establece la Declaración Universal de los Cristianos sobre los derechos y la justa aplicación de los Derechos Humanos en lo que respecta a la situación específica del pueblo judío en su patria ancestral de Israel y para fomentar su prosperidad, dignidad y bienestar.

 

Nosotros,  la Comunidad Cristiana Mundial, hasta ahora prometemos nuestra lealtad a las verdades de la Palabra de Dios y apoyamos para el pueblo judío en su patria ancestral como:

Guiados por los propósitos y principios de la Biblia, y la buena fe en el cumplimiento de las obligaciones asumidas por cada creyente de acuerdo con la Biblia como la Palabra de Dios;

Afirmando que el pueblo judío ha sido especialmente elegido por Dios entre todos los demás pueblos de la tierra, y       reconociendo al mismo tiempo el derecho de los judíos y de todos los pueblos a ser diferentes, a considerarse a sí mismos diferentes y a ser respetados como tales, el pueblo judío tiene  derecho a la posición única de que se le ha confiado y se le ha designado como guardianes del "libro", de la Palabra de Dios y de la fe monoteísta en el Único y Verdadero Dios, creador y Maestro del Universo;

Reafirmando que el pueblo Judío, al ejercer sus derechos como pueblo elegido de Dios, deberán estar libres de

Discriminación de cualquier tipo; 

 

Preocupación que el pueblo judío ha sufrido injusticias históricas como resultado, entre otras cosas, de la colonización y el despojo de sus tierras, territorios y recursos, lo que le ha impedido ejercer, en particular, su derecho al desarrollo de conformidad con sus propias necesidades e intereses y con su religión;

Reconociendo la urgente necesidad de respetar y promover los derechos inherentes al pueblo judío que se derivan de sus estructuras políticas, económicas y sociales y de sus culturas, religión, tradiciones espirituales, historia y filosofías, especialmente sus derechos a sus tierras, territorios y recursos ancestrales;

Reconociendo del respeto por los conocimientos, la cultura, la religión y las prácticas tradicionales del pueblo judío contribuyen al desarrollo sostenible y equitativo y la gestión adecuada del medio ambiente en su patria ancestral;

 

Reconociendo también de la urgente necesidad de respetar y promover los derechos del pueblo judío, tal como se afirma en los tratados, acuerdos y otros arreglos constructivos vinculantes finalizados en San Remo, en abril de 1920, y adoptados posteriormente por la Sociedad de las Naciones y su sucesora, las Naciones Unidas;

El hecho de que el pueblo judío se ha organizado y sigue organizándose para lograr mejoras políticas, económicas, sociales, culturales y religiosas y para poner fin a todas las formas de discriminación y opresión dondequiera que se produzcan contra el pueblo judío;

 

Convencidos que el control soberano del pueblo judío sobre su tierra y sus recursos les permitirá mantener y fortalecer sus instituciones, su religión, sus tradiciones y su cultura, y promover su desarrollo de acuerdo con sus aspiraciones y necesidades, y proporcionar seguridad y prosperidad a todas las demás minorías que viven en la Tierra de Israel;

 

Considerando que los derechos afirmados en los tratados, acuerdos y otros arreglos constructivos entre Estados que afirman la legalidad del retorno del pueblo judío a su patria ancestral como su territorio soberano son, en algunas situaciones, asuntos de preocupación, interés, responsabilidad y carácter internacional;

Considerando también que los tratados, acuerdos y otros arreglos constructivos, y la relación que representan, son la base de una asociación reforzada entre el pueblo judío y todos los Estados;

Reconociendo que la Carta de las Naciones Unidas, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, así como la Declaración y el Programa de Acción de Viena, afirman la importancia fundamental del derecho a la libre determinación del pueblo judío en su patria ancestral, en virtud del cual tiene la libertad de determinar libremente su propia condición política y de procurar libremente su desarrollo económico, social, cultural y religioso; 

Reconociendo de que la a Declaración de Independencia en 1948 por el Estado de Israel como hogar nacional judío, con la intención de salvaguardar los derechos civiles y religiosos de todos sus ciudadanos, independientemente de su raza o religión, fue el cumplimiento del Estado judío previsto por las principales potencias aliadas, la Sociedad de Naciones y la comunidad internacional, tal como se establece en el Mandato para Palestina; 

Reconociendo que al ser reconocido Israel como un estado independiente, el Mandato para Palestina terminaba y el pueblo judío, como beneficiario del Mandato, adquiría la soberanía sobre el territorio en su totalidad, teniendo en cuenta que nada de lo dispuesto en la presente Declaración podrá utilizarse para negar al pueblo judío su derecho a la autodeterminación y a la libertad de religión ejercida de conformidad con el derecho internacional; 

Convencidos que el reconocimiento de los derechos del pueblo Judío  en esta Declaración mejorará las relaciones armoniosas y de cooperación entre los Estados y el pueblo judío y entre todos los pueblos que viven en la Tierra de Israel sobre la base de los principios de justicia, democracia, respeto de los derechos humanos, no discriminación, libertad de religión y buena fe;

Alentar a los Estados a que cumplan y apliquen eficazmente todas las obligaciones que se aplican al pueblo judío en virtud de los instrumentos internacionales, en particular las relativas a los derechos humanos, los derechos de propiedad y los derechos soberanos a su patria ancestral, y en consulta y cooperación con los pueblos interesados;

 

Destacar que las Naciones Unidas tienen una función importante y permanente al desempeñar la promoción y protección de los derechos del pueblo judío, como se esbozó y reconoció originalmente en los siguientes Tratados Internacionales:

 

  • El Documento Legalmente Vinculante conferido el 24 de abril de 1920 en la Conferencia de San Remo, Italia, que reconoció la Declaración Balfour del Gobierno británico.

  • En el Tratado de Sévres del 10 de agosto de 1920, Sección VII, Artículos 94 y 95 que reconocen la declaración hecha el 2 de noviembre de 1917 por el Gobierno británico y adoptada por las demás Potencias aliadas para el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, como se afirmó posteriormente en el Tratado de Lausana redactado el 24 de julio de 1923,

  • La Resolución Conjunta del 30 de junio de 1922 de la Cámara del Congreso de los Estados Unidos que aprobó por unanimidad la "Mandato para Palestina"

  • La Resolución Conjunta de aprobación del establecimiento de una Patria Nacional Judía en Palestina firmada el 21 de septiembre de 1922 por el 29º Presidente de los Estados Unidos de América - Warren G. Harding y nuevamente, dos años más tarde en el Tratado Angloamericano firmado por el Gobierno de los Estados Unidos en 1924,

  • El "Mandato para Palestina" fue declarado unánimemente y adoptado por 51 naciones el 24 de julio de 1922. Como tal, esta obligación internacional de facilitar un Hogar Nacional Judío en Palestina constituyó un acuerdo internacional vinculante que entró en funcionamiento el 23 de septiembre de 1923

  • El artículo 25 del "Mandato de Palestina" apartaba el territorio al este del río Jordán como el 4º Estado árabe de la Hachemita de Transjordania para los árabes palestinos y designaba todo el territorio al oeste del río Jordán hasta el mar Mediterráneo como el Hogar Nacional Judío - incluyendo Judea y Samaria.

  • El Reino Hachemita de Jordania renunció a todas las reivindicaciones territoriales sobre Judea y Samaria en su tratado de paz de 1994 con Israel.

  • La reafirmación de estos Tratados por la Comunidad Internacional el 18 de abril de 1946, cuando los bienes y deberes de la Sociedad de Naciones fueron transferidos a las Naciones Unidas y reconocidos en el Artículo 80 de la recién formada Carta de las Naciones Unidas

  • El conocimiento posterior del artículo 80 por la Corte Internacional de Justicia en 3 casos separados de fecha: 1) 11 de julio de 1950; 2) 21 de junio de 1971; 3) 9 de julio de 2004

  • El 29 de noviembre de 1947 la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución que pedía el establecimiento de un Estado judío en Eretz Yisrel conocido como la Resolución 181

  • La parte de la Resolución 181 de la ONU, adoptada el 29 de noviembre de 1947, era una recomendación no vinculante para la partición de Palestina que dependía de su aplicación por parte de árabes y judíos.

  • El voto en contra de la Resolución 181 de las naciones árabes de Egipto, Líbano, Siria, Irak y Arabia Saudita desafiando su implementación y que el Párrafo C que estipulaba cualquier "...acto de agresión de acuerdo con el Artículo 39 de la Carta..." constituye una violación de la Resolución 181

  • La invasión del Reino Hachemita de Jordania durante el curso de la guerra y la anexión de la Ribera Occidental del Valle del Río Jordán en 1948 hasta 1967 fue ilegal y también contraria a la Resolución 181 de las Naciones Unidas

  • El posterior acto de guerra de los árabes contra Israel en 1948 anuló la Resolución 181, tal como se reconoce en el documento de trabajo de la Secretaría de las Naciones Unidas del 30 de julio de 1949, y se anula, por lo que ya no es una fuente válida de derechos en virtud del derecho internacional. 

  • Las líneas de demarcación del armisticio de 1949, conocidas hasta ahora como la "Línea Verde", trazadas bajo los auspicios del mediador de las Naciones Unidas, Dr. Ralph J. Bunche, era sólo una "línea de cese del fuego" y nunca fue una frontera legalmente vinculante o reconocida como permanente. 

  • Israel tiene la reivindicación más firme -basada en los derechos de los indígenas, las pruebas históricas, la presencia continua de miles de años y los acuerdos internacionales- de todo Israel, tal como se decidió en los acuerdos de San Remo. Esto incluye a todo Jerusalén, incluyendo el Monte del Templo, Judea y Samaria y los Altos del Golán. 

  • El reconocimiento de la declaración de independencia y nacionalidad de la reconstituida Nación de Israel en su patria ancestral como el Estado de Israel el 6 de Iyar, 5708 o el 15 de mayo de 1948;

 

Creyendo la presente Declaración constituye un nuevo e importante paso adelante para el reconocimiento, la promoción y la protección de los mencionados tratados que garantizan los derechos y libertades de los pueblos judíos en su patria ancestral y ofrecen la mejor protección posible a todas las personas que residen en la Tierra de Israel;

Reconociendo y reafirmando que el pueblo judío tiene derecho, sin discriminación, a todos los derechos humanos reconocidos por el derecho internacional, y que el pueblo judío posee derechos colectivos que son indispensables para su existencia, bienestar y desarrollo integral como pueblo;

 

Declarando la validez y el cumplimiento recomendado por todos los Estados e instituciones de la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para la Recordación del Holocausto (IHRA), especialmente su definición de cómo el "anti sionismo" es una expresión de antisemitismo;

 

Solemnemente se proclama esta Declaración de Apoyo Cristiano a los Derechos de los Pueblos Judíos como un estándar de logro a ser perseguido en un espíritu de asociación y respeto mutuo.

 

 

De acuerdo con el espíritu de la proclamación emitida por el Tercer Congreso Internacional Cristiano Sionista, celebrado en Jerusalén en febrero de 1996, adoptamos los siguientes principios:

  • El único y verdadero Dios, Creador y Maestro del Universo, eligió a la antigua nación y al pueblo de Israel, descendientes de Abraham, Isaac y Jacob, para revelar su plan de redención para el mundo.

  •  Los pactos de Dios con el pueblo judío son inmutables, y como tales, el pueblo judío siempre ha sido y seguirá siendo el elegido y selecto de Dios.

  • Sin la nación judía los propósitos redentores de Dios para el mundo no se completarán.

  • Es reprensible que generaciones de judíos hayan sido asesinados, perseguidos y desplazados en nombre del cristianismo o se consideren reemplazados en los pactos de Dios con Israel por la Iglesia Cristiana.

  • Los descendientes de la Iglesia de aquellos son desafiados a arrepentirse, cesar y desistir de cualquier pecado de comisión u omisión contra el pueblo judío.

  • La moderna Reunión del Pueblo Judío en Eretz Israel y el renacimiento de la nación de Israel están en cumplimiento de las profecías bíblicas, como está escrito tanto en el Mosaico como en el Nuevo Pacto.

  • Los creyentes cristianos son instruidos por las Escrituras para reconocer las raíces hebreas de su fe.

  • Los creyentes cristianos deben asistir y participar activamente en el plan de redención de Dios, que exige la reunión del pueblo judío y su plena y completa restauración en la soberanía como la nación reconstituida de Israel hoy en día en su patria ancestral. 

 

 

RETURN O’ ISRAEL 
 

Return O' Israel (ROI) es una asociación de cristianos y judíos que reconocen y apoyan los

derechos bíblicos de la soberanía judía en la tierra de Israel. Derechos que fueron confirmados

legalmente por los organismos internacionales de gobierno en París, Francia 1919; San Remo,

Italia 1920; la Liga de las Naciones 1922 y las recién formadas Naciones Unidas en 1947.

 

Nuestro objetivo es proporcionar apoyo cristiano internacional para la realización de la plena

soberanía judía en Israel que se cree que traerá la futura redención de los judíos y los cristianos.

ROI El retorno de la inversión depende de las donaciones privadas y no acepta, directa o i

ndirectamente, fondos públicos de ningún gobierno, nacional o extranjero. Los videos, documentos

y otras publicaciones periódicas de ROI se ofrecen al público de forma gratuita.

 

AUTHORES: REV ANTHONY ABMA & RABBI SHMUEL H. SOLOMON

 

RETURN O' ISRAEL

  • https://www.facebook.com/Return-O-Is
  • Twitter - White Circle
  • Instagram - White Circle
  • YouTube - White Circle

© 2020 Return O' Israel | All Rights Reserved